Cuentos para chicos

El Año Nuevo de los Animales
¿Cómo vamos a festejar el Año Nuevo? – preguntó uno de los monos babuinos, preocupado. Ya lo había preguntado como veinte veces, pero nadie le respondía.
        Todos los años pasaba lo mismo, nunca se ponían de acuerdo.
        Los elefantes querían hacer una suelta de globos.
        Las cebras querían hacer un campeonato de embolsados.
        Las jirafas propusieron un concurso de rayuela, porque tenían las patas largas y saltaban bien los cuadraditos. Los antílopes, que también saltan alto, estuvieron de acuerdo.
¡Juguemos a las escondidas! – dijeron los sapos y las serpientes, que sabían desaparecer enseguida.
¡No! – dijeron los hipopótamos y los rinocerontes. ¡A nosotros siempre nos encuentran primero!
        Y tenían razón, porque como eran rechonchos no se podían esconder en ninguna parte.
        Las jirafas tampoco querían, porque siempre les descubrían las cabecitas por encima de los árboles.
        Las onzas, que también se llaman guepardos, y que son parecidas a los leopardos pero corren más rápido, querían hacer una carrera de velocidad, pero los demás se quejaron.
- ¡No, no y no! Ustedes corren tan rápido como los autos y ganan siempre! – chillaron los monos babuinos. 
- ¡Claro, así no vale! – dijeron los elefantes. ¡Nosotros caminamos despacito!
¡Mejor hagamos una cinchada! – dijeron los búfalos. ¡Ahí ganamos seguro!
- ¡No! ¡Ustedes son muy forzudos! – rugió el león, que como era el Rey de la selva quería ganar siempre, y mantener su prestigio.
- ¡Hagamos un concurso de chistes, así nos divertimos más! – dijeron las hienas, que siempre se reían de cualquier cosa.
        Con tanta discusión, los días pasaron, el Año Nuevo llegó y el asunto no se resolvía.

        Hasta que al fin el búho, que era un pájaro sabio, dijo con voz seria:
¿Ustedes solo piensan en ganar o perder? ¡Así jamás se van a poner de acuerdo!
        Todos los animales dejaron de discutir y prestaron mucha atención a las palabras del búho.
En vez de competir, traten de pensar en los juegos que les gusta jugar, para compartir entre todos – dijo el búho.
Tienes mucha razón – rugió el león. Si tuvieras mi melena, podría nombrarte Rey de la selva... No, mejor Virrey, porque yo no pienso renunciar.
        Los monos se pusieron a hacer morisquetas, imitando al león, mientras las hienas se mataban de risa.
Bueno, ¡hagamos juegos para todos! – dijeron las jirafas. ¡Nosotras podemos hacer de toboganes, con nuestros cuellos largos!
¡Nosotras podemos  ser  caballos de calesita y llevar a todos a dar una vuelta! – dijeron las cebras dando pataditas de contento.
¿Quién se anima a dar un paseo de rama en rama con nosotros? – dijeron los monos babuinos. Desde arriba de los árboles les podemos mostrar las mejores vistas de la selva, para hacer un safari fotográfico.
- ¡Para pasear rápido como en auto de carrera, los llevamos nosotras!- dijeron las onzas.
- ¡Y si quieren jugar al agua, ponemos nuestras trompitas! – agregaron los elefantes.
¡Con nosotros todos pueden jugar a embocar los aros! – dijeron los rinocerontes, que tienen un cuerno encima de la nariz.
¡Y al que gane lo llevamos a dar una vuelta en carro! – dijeron los forzudos búfalos.
¡Bien, el parque de diversiones ya está completo! – dijo el búho. Ahora todos vayan a preparar cosas ricas para comer, que yo voy a poner la mesa. ¡Éste tiene que ser el mejor de los Años Nuevos, queridos animales!
Dibujo de portada - El Año Nuevo de los Animales - Del sitio Hablandodeviajes.com
http://hablandodeviajes.com/2014/09/
Foto de Elefante - Del sitio Imagui
Foto de Cebras - Del sitio Imagui
Foto de Monito - Del sitio Imagui
http://www.imagui.com/a/animales-del-la-selva-c5epGb6bg

¡Compártelo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario