El quinto poema visible

Yo vivo en las imágenes innumerables de las estaciones
Y de los años
Yo vivo en las imágenes innumerables de la vida
En el encaje
De las formas, de los colores, de los gestos, de las palabras
En la belleza sorprendida
En la fealdad vulgar
En la claridad fresca de los pensamientos cálidos a los deseos
Yo vivo en la miseria y la tristeza y resisto
Yo vivo a pesar de la muerte. 

Yo vivo en la ribera atenuada y deslumbrante
Sombría y límpida
Ribera de ojos y de párpados
En el bosque sin aire, en la pradera santificada
Hacia un mar atado de los lejos del cielo perdido
Yo vivo en el desierto de un pueblo petrificado
En el hormigueo del hombre solitario
Y en mis hermanos reencontrados
Yo vivo al mismo tiempo en el hambre y la abundancia
En el desarrollo del día y en el orden de las tinieblas.

Yo respondo de la vida, yo respondo de hoy
Y de mañana
Sobre el límite y la extensión
Sobre el fuego y sobre el humo
Sobre la razón, sobre la locura
A pesar de la muerte, a pesar de la tierra menos real
Que las imágenes innumerables de la muerte
Yo estoy sobre la tierra y todo está sobre la tierra conmigo
Las estrellas en mis ojos yo doy a luz los misterios
A la medida de la tierra suficiente. 

La memoria y la esperanza no tienen por límites los misterios
Sino fundar la vida de mañana, de hoy. 
No conocemos al autor de este poema, lo estuvimos buscando pero no lo encontramos.
Dibujo de portada: "Sol" de Sam Carlo.
https://www.facebook.com/sam.carlo1?fref=ts

¡Compártelo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario