Los tres dones que Reading no nos debe quitar


En la Cárcel de Reading, junto al pueblo
de Reading, hay un hoyo de vergüenza
en donde yace un hombre miserable
comido por los dientes de las llamas
y envuelto en una sábana de fuego.
Sin nombre está su tumba abandonada.

Hasta que Cristo llame un día a los muertos
en su silencio yacerá él allí;
no necesita ya lágrimas vanas,
ni un montón de suspiros quiere ahí:
¡ese hombre asesinó lo que adoraba
y por eso tenía que morir!
Así rezan dos de las estrofas de la terrible, dolorosa, “Balada de la Cárcel de Reading”, del genial Oscar Wilde. Desgarrada, sin esperanza, así se reelaboró para subir a las tablas, y así la llevaron adelante los actores que el pasado sábado 1º de junio la volvieron a representar en el escenario de Artenpié, de Vicente López 173, de Quilmes Oeste.
Despojada,  con un escenario de  telones negros donde cuelgan y se manejan  las temidas cadenas que atan al hombre a su destino de la prisión, así los actores Gimena Campos, Daniela Domínguez y Sergio Agüero nos recitaron y mostraron los límites del horror. Porque el mayor horror es la falta de Esperanza, que es lo único que trae el Hombre al nacer y es lo único que se lleva. Lo demás, el cuerpo, el amor, sus objetos, todo le es prestado, y todo lo deja. Pero la esperanza no. Salvo en Reading. Salvo en lugares como Reading.
Allí el abuso físico, los golpes, el frío, las carencias, son los que llenan las horas del día y de la noche, que no hay diferencias entre el día y la noche para los que están en prisión. Y en ese contexto, Oscar Wilde escribió su famosa “Balada”, donde nos cuenta un caso real, el del soldado que asesina a su mujer y es condenado a muerte. Pero no es el único. Habrá más, como los hubo a lo largo de la Historia. Hoy, gracias a Dios, se va abriendo otro concepto, el concepto de que toda muerte es asesinato. Que el matar no justifica terminar muerto. Porque no le corresponde al Estado ejercer la función de asesino de los ciudadanos.
Pero nada de esto tiene lugar en Reading. Allí, como bien dice el texto, “el violador es violado, al ladrón se le quitaron sus sueños, el asesino es condenado a muerte, pero a veces hasta aquí llega algo de Humanidad”.  Algo, muy poco, en una extraña relación entre dos mujeres y un hombre. Con la Adaptación y Dirección y Puesta en Escena de Abel Manente y con la Asistencia de Dirección de Adrián Llanes, la obra juega muy bien con las luces, la música, sexo violento y cadenas, como si con todo eso los condenados pudieran atisbar la libertad. Pero no, la Libertad, con mayúsculas, el bien más preciado junto con la Esperanza, no les estará permitida. Habrá abusos físicos y habrá abandono de persona, pero no habrá ni Libertad ni Esperanza. La muerte será entonces la única salida posible. La muerte autoinfligida o bien la muerte proporcionada generosamente por el Estado. Pero no más Libertad que ésa.
“Algunos están aquí por mentir, otros por ocultar, otros por no hacer nada. Aquí, mi niña, los muros lo aplacan todo, hasta las ganas de volar”, dice una de las mujeres. Otra se pregunta, sobre otro preso que ella ve caminar más allá de la alambrada: “¿Su pecado sería pequeño o grande?”. Ella cree en el Amor, todavía. No resultará. “El preso que está allí va a ser colgado; sus pies quedarán colgados y aprenderá una lección que no le servirá porque estará muerto”. 
Por eso valga la reflexión final, para una sociedad que tiene que cambiar en tantas cosas: “Pero debe ser algo más la Justicia”. Debe ser algo más, debe ofrecer otras cosas. Si no es la Libertad (porque no estamos proponiendo la falta de castigo a tan tremendo error humano como es el asesinato), sí que se mantenga la Dignidad.
Porque la Dignidad, como la Esperanza, como la Libertad, es aquello que el ser humano trae al Nacer. Todo lo demás, como dijimos, le es prestado. Pero estas tres maravillas de la Vida, estos tres dones, será lo único que se lleve cuando se vaya.
Porque es lo más humano que alguien puede tener,  y nadie tiene derecho a quitarlo.
Ni siquiera en Reading.
¡Todos los hombres matan lo que aman!
-y que sea por todos esto oído-:
algunos lo hacen con mirada amarga,
algunos con palabras de dulzura;
el cobarde asesina con un beso
y el hombre de valor con una espada!
«Escribí cuando no conocía la vida. Ahora que entiendo su significado, ya no tengo que escribir. La vida no puede escribirse; sólo puede vivirse.»
Oscar Wilde


Escuchemos su propia versión de la "Balada" en su propia voz, en una grabación del año 1897:
Biografía de Oscar Wilde
        Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde (Dublín, Irlanda,3 entonces perteneciente al Reino Unido,1 16 de octubre de 1854 - París, Francia, 30 de noviembre de 1900) fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés.
        Wilde es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío; además, fue una celebridad de la época debido a su gran y aguzado ingenio. Hoy en día, es recordado por sus epigramas, obras de teatro y la tragedia de su encarcelamiento, seguida de su temprana muerte.
        Hijo de exitosos intelectuales de Dublín, mostró su inteligencia desde edad temprana al adquirir fluidez en el francés y el alemán. En Oxford estudió en el curso de clásicos, dio pruebas de ser un prominente clasicista, primero en Dublín y luego en Oxford; guiado por dos de sus tutores, Walter Pater y John Ruskin, se dio a conocer por su implicación en la creciente filosofía del esteticismo. También exploró profundamente el catolicismo −religión a la que se convirtió en su lecho de muerte−. Tras su paso por la universidad se trasladó a Londres, donde se movió en los círculos culturales y sociales de moda.
        Como un portavoz del esteticismo realizó varias actividades literarias; publicó un libro de poemas, dio conferencias en Estados Unidos y Canadá sobre el Renacimiento inglés y después regresó a Londres, donde trabajó prolíficamente como periodista. Conocido por su ingenio mordaz, su vestir extravagante y su brillante conversación, Wilde se convirtió en una de las mayores personalidades de su tiempo.
        En la década de 1890 refinó sus ideas sobre la supremacía del arte en una serie de diálogos y ensayos; e incorporó temas de decadencia, duplicidad y belleza en su única novela, "El retrato de Dorian Gray".      
        La oportunidad para desarrollar con precisión detalles estéticos y combinarlos con temas sociales le indujo a escribir teatro. En París, escribió "Salomé" en francés, pero su representación fue prohibida debido a que en la obra aparecían personajes bíblicos.  Imperturbable, produjo cuatro comedias de sociedad a principios de la década de 1890, convirtiéndose en uno de los más exitosos dramaturgos del Londres victoriano tardío.
        En el apogeo de su fama y éxito, mientras su obra maestra, "La importancia de llamarse Ernesto", seguía representándose en el escenario, Wilde demandó al padre de su amante por difamación. Después de una serie de juicios fue declarado culpable de indecencia grave y encarcelado por dos años, obligado a realizar trabajos forzados. En prisión, escribió "De Profundis", una larga carta que describe el viaje espiritual que experimentó luego de sus juicios, un contrapunto oscuro a su anterior filosofía hedonista.  Tras su liberación partió inmediatamente a Francia,  donde escribió su última obra, "La balada de la cárcel de Reading", un poema en conmemoración a los duros ritmos de la vida carcelaria.  Murió indigente en París, a la edad de cuarenta y seis años.
—¿Ha comprendido usted bien qué cosa tan admirable es la piedad? Por mi parte, doy gracias a Dios todas las noches —sí, de rodillas doy gracias a Dios— por habérmela hecho conocer. Yo entré a la prisión con un corazón de piedra y pensando tan sólo en mi placer; pero, ahora mi corazón se ha roto... y la piedad ha entrado en él. Ya sé que la cosa más grande y más hermosa del mundo es la piedad. Y he aquí por qué no puedo guardar rencor a quienes me condenaron, ni a nadie; pues sin ellos yo no habría conocido todo esto. 
—Oscar Wilde en conversación con Frank Harris
Sobre el cuadro "La ronda de los prisioneros" de Vincent Van Gogh
Por Eloísa Nava
El arte es la locura que ha insistido en dialogar con el hombre a través de los siglos. La enfermedad mental puede ser el origen de magníficas obras artísticas, pero también de los más singulares crímenes. Como bien decía André Malraux, “el verdadero loco posee un dominio común con el artista: la ruptura”. Es precisamente ese quiebre de la realidad, por ende de toda regla conocida, lo que ha llevado al artista y al loco, irremediablemente, a un encierro: metafórico o físico.
 Abatido por el peso del encierro Vincent Van Gogh recorre los caminos intrincados de su mente. Parece inmóvil, pero el trazo de las sombras nos indica que sigue la marcha, que camina, al igual que los otros internos de Saint-Rémy-de-Provence en círculos inacabables. Las murallas del manicomio son altas, tanto así que los lunáticos han renunciado a mirar el cielo. Un rescoldo de luz ilumina su rostro y le embadurna el cabello pelirrojo de libertad aparente.
Mientras pinta "La Ronde des prisonniers" nuestro protagonista divaga entre instantes de genialidad y pulso asesino. Desde su taller puede escuchar cuán alto gritan los locos; los dibuja agitando las manos fuera de la ventana que da al patio. La pieza lo ocupa por completo, pero es su pensamiento el que insiste en regresar —en un impulso de completa tortura— al momento en el que Gauguin lo abandonó, al instante en el que se cortó el lóbulo de la oreja derecha y decidió entrar voluntariamente al manicomio.
“Todo se encontraba en una gran sala. Me recordaba a las grandes estancias de las estaciones, sobre todo porque los honorables locos llevaban siempre un sombrero, lentes y ropa de viaje”.
Su mirada continúa sobre el cuadro. Evade sus pensamientos; es un trapecista que guarda equilibrio sobre la cuerda, siempre con el riesgo de caer. Pero las imágenes insisten, tanto así que Théo, el hermano de Vincent, aparece frente a sus ojos. Van Gogh se mira: está sobre una cama, herido. No sabe cómo sucedió; hace tan sólo unos minutos estaba en su estudio, en Saint-Rémy. Pero, de inmediato, se percata de que aquel escenario no es otra cosa que un vistazo del futuro. El doctor Gachet le ha contado a Théo lo que pasó en el campo de trigo: la bala en el pecho, Vincent disparando, la agonía que ha soportado por una semana. Su hermano está desconsolado, las lágrimas le brotan. “No llores más, Théo, lo hice por el bien de todos”.
Conozcan más sobre la obra de Vicent Van Gogh en este sitio
https://www.artsy.net/artist/vincent-van-gogh

La historia verdadera de la muerte del Soldado 
Charles Thomas Wooldridge, nacido en el condado de Berk, era un mocetón bienerguido de la plebe inglesa. Soldado fue de la Guardia Real Montada, tenía treinta años cuando el Estado puso en su nuca la corbata trágica de cáñamo. Este hombre, enloquecido por los celos, degolló a su mujer, Laura Ellen Wooldridge, con exquisita premeditación de viejo florentino, a las nueve de la noche del día domingo 29 de marzo de 1896, en Arthur Road, entre la estación de Great Western Railway de Windsor y el pueblito de Clewer. Mujer bella era, y resplandecían en su cuerpo mozo veintitrés años de júbilo.
Wooldridge fue sentenciado por el Juez Harwkins en la Audiencia de Bershire el 17 de junio de tal año. El soldado hizo fe en todo momento de haberlo sido de veras y de haber ceñido con donaire las presillas a sus hombros: nunca se mostró abatido ni inferior al momento trágico que le tocó sufrir. El Reverendo M. T. Friend fortificó aún más su espíritu para el tremendo trance.
Fotos del espectáculo de "Algo Especial Protagonista del Presente": la primera es Daniela Domínguez, luego Sergio Agüero con la conductora del programa y todos juntos con Gimena Campos y los demás integrantes junto a la conductora Adriana Sylvia Narvaja. Les agradecemos desde aquí.
REVISTA REPLICANTE
http://revistareplicante.com/la-ronda-de-los-prisioneros/
Obra maestra "La Ronda de los Prisioneros" -Vincent van Gogh
http://www.vangoghgallery.com/es/catalogo/Pinturas/456/Prisioneros-haciendo-ejercicios-(despu%C3%A9s-de-Dor%C3%A9).html
Foto de Campo 1391 , cárcel de Israel.
http://www.esglobal.org/la-lista-las-carceles-con-peor-reputacion-del-mundo
Biografía Oscar Wilde – Wikipedia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Oscar_Wilde
Fuente: La Balada de la Cárcel de Reading. – Wikipedia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Balada_de_la_C%C3%A1rcel_de_Reading
Secuencia de ejecución por guillotina (Francia, 1909)
Del sitio Entre Rejas.
http://entrerejas.wordpress.com/2009/12/14/imagen-del-reo-ajusticiamientos/
Fotos están tomadas durante la ejecución mediante guillotina de tres reos en la ciudad francesa de Valence el 22 de septiembre de 1909. Como ocurría con el Garrote Vil, el reo condenado a muerte no siempre moría al instante, podía seguir consciente al menos durante 30 segundos separada del cuerpo. La primera víctima de este atroz sistema fue Pelletier, en 1792, y la última fue Hamida Djandoubi, en 1977. Finalmente este método para aplicar la pena de muerte fue abolido en Francia en 1981.
Balada de la cárcel de Reading – Del sitio A Media Voz .
http://www.amediavoz.com/wildeBalada1.htm
poesia@amediavoz.com
Obra maestro "Autoretrato con Sombrero" de Vicent Van Gogh
http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/otrosautoresdelaliteraturauniversal/vangogh/
https://www.artsy.net/artist/vincent-van-gogh
Foto de Oscar Wilde de la página oficial - Oscar Wilde.
http://oscarwilde.es.tl/Fotos/index.htm
Voz en off de Oscar Wilde:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TVoJLjWlJng#!
Foto del Campo 1391 de Israel - Taringa: Las diez cárceles con la peor reputación del mundo.
http://www.taringa.net/posts/info/3878845/Carceles-con-peor-reputacion-del-mundo.html

¡Compártelo!

2 comentarios:

  1. Daniela.V.Domínguezjunio 07, 2013

    Hermosa nota, muy completa! Muchas gracias por habernos acompañado!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu hermoso comentario, Daniela! Y muchas felicitaciones a Uds. por su obra, sigan adelante!!!! Desde aquí les deseamos lo mejor!

    ResponderEliminar