El Teniente Goubat y los sueños de nuestra Nación (primera parte)

Cuatro aviones cruzan el aire. Cuatro aviones hermosos, prácticamente recién creados. Son los que formarían la escuadrilla que iba a atravesar las nubes, desafiar el viento, y pasar sobre el Hipódromo Nacional, un 25 de Mayo de 1913, hace ya cien años, cubriendo de gloria el celeste y blanco del cielo de nuestra patria. Lo lograron, pero no en formación, sino de a uno. En uno de ellos va nuestro héroe, el Comandante Raúl Eugenio Goubat, a quien le rendiremos homenaje en esta nota y con él, a todos aquellos que hicieron la Patria y mantienen vivo los sueños de una Nación. 
En el Boletín Nº 13 del Aero Club Argentino, de mayo de 1913, se cuenta una historia maravillosa, de la cual días pasados se cumplieron 100 años. Durante los festejos del 25 de Mayo de ese año, una escuadrilla, formada por los valientes aviadores de aquellos días, tenía planeado surcar el cielo y pasar sobre el Hipódromo de Palermo, después de rendir el homenaje al Presidente de la Nación y a la Comitiva allí apostada en los Palcos. Así lo hicieron, pero no en formación, debido al fuerte viento, sino de a uno. Allí se los ve, en la edición de mayo de ese año en la Revista Caras y Caretas, con las fotos correspondientes, en sus novedosas máquinas del aire.
Caras y Caretas, Año XVI, Nº765, 31 de Mayo de 1913,  tapa. 
Así nos lo explica Eduardo Amores, de la Dirección de Estudios Históricos de la Fuerza Aérea Argentina. También nos comenta que “todo se planificó muy bien y no podía fallar nada”. Y la consulta a Amores se debía a una vieja polémica que nunca se zanjó: ¿Descendió esta cuadrilla en la zona de Quilmes? Al parecer, y a pesar de lo que sostienen prestigiosos autores, no lo hizo. Las condiciones de tiempo eran malas, con mucho viento (estamos en mayo), y si bien no había Órdenes de Vuelo, sí había instrucciones precisas: ante cualquier problema, el grupo debía retirarse hacia el lado del Río de la Plata, cosa que sucedió. Pero los tiempos de vuelo no cierran:  de acuerdo con los tiempos de ida y vuelta, no podrían  bajado en lo que hoy es el Área Material Quilmes, y que por aquel entonces no existía como base aérea, ya que la única pista  era la de El Palomar (que no era base),  y en Quilmes ni siquiera había     desde donde despegar. Recién en febrero de  1915 se abriría el Taller cuyo dueño, don Edmundo Marichal, comenzaría a armar los primeros aviones cuyas partes se importaban desde Francia, y se harían los primeros vuelos desde nuestra localidad. Era el nacimiento de  la primera Escuela de Aviación de Quilmes. Fíjense Uds. lo que dice el Diario La Nación del 10 de mayo de 1913 sobre  Edmundo Marichal"El constructor Edmundo Marichal iniciará la semana próxima la construcción de dos biplanos similares a los que se utilizan en El Palomar, pero con cola de monoplano, destinados a la Escuela de Aviación del Uruguay, trabajo que ha sido ordenado por el Ministerio de Guerra de ese país".
        O sea, la aviación avanzaba a todo vapor. Pero volvamos al día de referencia, ese famoso día 25 de mayo de 1913, y a la Revista Caras y Caretas.

       
Página Central dedicada a los festejos del 25 de Mayo de 1913 en la página 77 de Caras y Caretas
Además, si hubieran descendido, hubieran violado la orden de retornar  de inmediato a El Palomar, desde donde partieron, dadas las condiciones desfavorables del tiempo. Gran expectativa generó este vuelo, en una época en que la aviación era una auténtica rareza y una verdadera maravilla. Y esta novedad, que luego sería uno de los fundamentos de la notable Fuerza Aérea Argentina, estaba impulsada por el increíble fervor  del Ingeniero Jorge Newbery, quien encabezaba esta aventura. Con él volaban los audaces Pilotos el Ingeniero Alberto Roque Mascías, el Piloto Teniente Raúl Eugenio Goubat, y el Teniente Alfredo Salvador Agneta. El soldado Pablo Teodoro Fels iba a volar en su Blériot personal, pero estaba enfermo ese día y no lo pudo hacer.
Agneta, Mascías, Fels y Newbery sobrevolando el Hipódromo el 25 de Mayo de 1913, de acuerdo con la foto de Caras y Caretas, que publica el nombre de Fels como un error, ya que quien volaba era el Teniente Goubat 
Para los que sepan de aviones, Eloy Martín nos proporciona esta información técnica: Newbery volaba con un Morane Saulnier;  Mascías, en un Blériot XI-bis;  Goubat  en un Blériot XI. y Agneta volaba en el Rumpler Taube que también se ve en la foto de la edición del 31 de Mayo de “Caras y Caretas”, Año XVI, Número 765.  Mascías no viajaba solo, llevaba como pasajero al Teniente Carlos Giménez Kramer. Agneta, a su vez, llevaba al Teniente Aníbal Brihuega. Juntos formaron el Primer Desfile Aéreo en el país, y por aquel entonces realizaron el debido homenaje al Presidente Doctor Roque Sáenz Peña, y a una comitiva formada por el cuerpo diplomático.
El palco oficial
El cuerpo diplomático
        El Palco Oficial nos muestra a los personajes más importantes de la época, rodeados de mujeres con atuendos muy elegantes, tanto como los de los mandatarios, de estricta levita y galera. Las tribunas populares nos muestran una muchedumbre agolpada para ver el desfile, que se realiza sobre la arena, y el paso de la aviación, que constituía, por aquel entonces, toda una novedad admirable. Los imaginamos en lo que podría haber sido una formación, que se transformó en un paso individual sobre el Hipódromo,  abriendo el aire de la Patria con sus máquinas, gloriosos, frente a una multitud que vivaba admirada.

        Y esta novedad nos mostrará también la valentía de otro personaje de quien hablaremos en otra oportunidad, la aviadora Amalia Figueredo de Pietra, quien volaba con asiduidad y participó en el vuelo (en Buenos Aires) que refleja el Diario El Mundo Deportivo de Barcelona, del día 19 de abril de 1915 (página 2), y que dice así:

Aviación 
 Pilotos nacionales y extranjeros
Organizada de un modo admirable por el Automóvil Club Argentino, se celebró anteayer una soberbia fiesta, a la que asistieron, si no calculamos mal, más de cinco mil personas.
Han participado en la fiesta de aviación el famoso piloto Domenjoz, de nacionalidad suiza, Castaibert y Sánchez, profesores de aviación de las escuelas de San Fernando, Lugano y Quilmes. Estos últimos partieron de sus respectivos hangares y vinieron por los aires a saludar a Domenjoz.
El efecto que producía contemplar a los cuatro aviadores, maniobrando a grande altura, dos en monoplano y dos en biplano, era verdaderamente sorprendente.
Domenjoz doblo el rizo en repetidas ocasiones, impresionando hondamente a nuestro público, lo propio que los atrevidísimos virajes de Castaibert y los descensos en espiral del intrépido Sánchez.
Una nota altamente simpática la ha dado la heroína de la aviación argentina señorita Rosa Figueredo ejecutando diversos vuelos con una maestría incomparable.
http://hemeroteca.mundodeportivo.com/previewPdf.html?id=607091
Diario El Mundo Deportivo – Barcelona. lunes, 19 abril 1915, página 2

        Este diario europeo reflejaba los sucesos importantes de la aviación en la Argentina, lo que demuestra la importancia que nuestro país había alcanzado en este sentido, que para entonces era un “deporte”. La misma noticia de “El Mundo Deportivo” lo refleja así, en este diario español dedicado a destacar los logros de las  diferentes actividades  deportivas,  lo que demuestra que en Europa se comentaban con admiración los avances argentinos. En este suelto dedicado a la Aeronáutica, la señora Amalia se la nombra por su segundo nombre, Rosa, y nombra al Automóvil Club Argentino, cuando en realidad era el Aero Club Argentino. Los mentados "profesores" en realidad eran "instructores". En la edición original figura mal escrito el nombre de Castaibert.  Gajes del periodismo a través del Océano Atlántico.

Nuestro héroe Raúl Eugenio Goubat 
Pero por ahora dejaremos a la señora Figueredo haciendo sus piruetas en el aire, para adentrarnos en la figura del Teniente Raúl Eugenio Goubat, motivo de esta nota. Y gracias a Dios, tuvimos la oportunidad de recibir de su bisnieto, Horacio Goubat, un trabajo editado en el año 1972, donde se cuenta la historia de nuestro héroe y de la escuela que lleva su nombre, en el Partido de La Matanza, Provincia de Buenos Aires.
        Dice así en su hoja nº4:
        "Raúl Eugenio Goubat nació en la Capital Federal el 3 de marzo de 1886 y tras sus estudios secundarios ingresó como cadete del Colegio Militar, egresando como Subteniente en 1905, teniendo como primer destino el Regimiento 6 de Caballería con asiento en Fortín Tostado. En 1908 pasó a la Escuela de Clases, siendo ascendido a Teniente en el mismo año.
        En 1910, cuando llegaron al país los primeros aviones, voló por vez primera como pasajero del piloto francés Alfredo Valleton. De inmediato fue adscripto a la Escuela de Aviación iniciando su aprendizaje con Paris Le Clerc. Se reintegró al ejército al cerrarse la Escuela que entonces se llamaba “Escuela de la Compañía Aérea”. Corría el año 1912, cuando asciende al Teniente Primero.
        Es entonces que comienzan los breves años de la intensa actividad que lo llevaría al reconocimiento público  de su extraordinaria labor. Quedan detrás no sólo los de su arendizaje en el vuelo de aviones, sino los de su actividad en aeróstatos que, en muchos vuelos, le concederían un récord sudamericano de altura acompañando a Jorge Newbery y una accidentada travesía del Río de la Plata en el que corrió serio peligro al caer el globo al agua.
        El 19 de octubre de 1912 se incorporó al primer curso de la Escuela de Aviación Militar y recibió al mismo tiempo su designación de Jefe del Departamento Militar y del personal de Talleres. Juntamente con el teniente Ramón Martínez Piñón que más tarde abandonara la Escuela, fueron los dos primeros oficiales del Ejército que se inscribieron, con uno de la Marina, el Teniente de Navío Melchor Z. Escola. Su egreso le acordó el brevet Nº3 de Aviador Militar, en realidad el primero de un oficial en actividad, pues los Números 1 y 2 fueron concedidos honorariamente a los Ingenieros Jorge Newbery y A. Macías.
La primera promoción fue de pilares de nuestra aviación: Raúl Eugenio Goubat y Aníbal Brihuega, primeros tenientes; Melchor Z. Escola, teniente de navío; Pedro L. Zanni, Alfredo Agneta, Carlos Giménez Kramer, Juan Carlos Ferreyra, Baldomero J. Biedma, Saturnino Pérez Ferreyra, Leopoldo Casavoga, tenientes; Manuel Origone, subteniente.
Apenas egresado se lo designó Instructor de la misma Escuela, distinguiéndose como técnico en la especialidad. Voló hasta el 11 de septiembre de 1914 en que su avión capotó produciéndole heridas de consideración. Tras una larga convalescencia, sólo pudo volar una vez reintegrándose al Ejército del que se retiraría en 1920 con el grado de Capitán.
Pero durante esos intensos años logró galardones inolvidables para las alas argentinas:
Vuelo ida y vuelta a Martín García, sin descenso, en 1913.
Primer desfile aéreo, el 25 de Mayo de ese año, junto a tres aviones comandados por  los pilotos Jorge Newbery y A. Mascías y A. Agneta. 
Primer apoyo aéreo a una actividad militar en las maniobras de 1914.
Récord de velocidad y distancia, sudamericanos, en el vuelo El Palomar-Córdoba y regreso.
         En 1920, y ello es un ejemplo de su temple, se inscribió en la Facultad de Ingeniería, donde se graduó de Agrimensor en 1923. Trabajó en su profesión en todo el país en Vialidad Nacional hasta su retiro definitivo.
Falleció el 26 de julio de 1955. Había sido ascendido a Comandante. Posteriormente fue designado Precursor de la Aviación Militar.
Distinciones Especiales que obtuvo
1945: “Expedicionario al Desierto”.
1948: “Fundador de la Aviación Militar”
Cómputo general de sus vuelos
En aeróstato: (Globo libre)
1914: 3 ascensiones como piloto. Dos diurnas y una nocturna.
1917: 1 diurna como acompañante.
En avión: (1907 a 1919)
1912: 3 horas, 05 minutos y 1 aterrizaje.
1913: 106 horas, 01 minuto y 353 aterrizajes.
1914: 45 horas, 18 minutos y 37 aterrizajes.
1917: 1 hora, 50 minutos y 1 aterrizaje.
Tiempo total: 156 horas, 14 minutos y 392 aterrizajes.
Bréguet del año 1913 - Archivo Histórico de la Nación
        Lleva el nombre de este insigne aviador el Colegio Nacional Vespertino y Sección Comercial Anexa, “Comandante Raúl Eugenio Goubat” (año 1972, su Historia, su Vida), que fuera creado el 1º de abril de 1954 por iniciativa y obra de la Asociación Cooperadora de la Escuela Nacional Nº62, luego Nº 38, en el Barrio Esteban Echeverría, apoyada por un grupo de padres residentes en la zona y como Instituto Secundario. Mucho debe el establecimiento, a los efectos de su creación, al entonces   Director de aquella Escuela, don Manuel N. Arriola y a la Senadora de la Nación, representante de la provincia del Chaco, señora María del Carmen Casco de Aguer. Es por consiguiente el más antiguo de la zona, puesto que en esa época no existía colegio oficial alguno en muchos kilómetros a la redonda. Es también el segundo creado en el  Partido de La Matanza, siendo más antiguo solamente la Escuela Nacional de Comercio de Ramos Mejía".
        El profesor Ernesto Baini comenta que el nombre del "Teniente Raúl Eugenio Goubat" fue colocado como homenaje a este aviador, con motivo de las dos distinciones especiales que obtuvo, la de 1945 y la de 1948 (ver ut supra)"
        Desde ya, quedamos a la espera de los recuerdos que el Doctor Horacio Goubat tiene para contarnos, ya que él es nieto de Horacio, hijo del aviador Raúl Eugenio Goubat. Esta historia, por demás interesante, nos habla de un país pujante y en progreso continuo. Quien en él arriesgaba, lo hacía pensando en un futuro provechoso para todos, no sólo como un deporte o un “hobby” para  su propio disfrute , sino como muestra de un espíritu inquebrantable que era también el espíritu de la época. Argentina tuvo una visión que era la visión del país que todo lo prometía. Dios quiera que pueda recuperarse esa fuerza, y que sus ciudadanos comprendan cuántos sacrificios hicieron tantos hombres para hacer de este enorme país, una Patria verdadera.
El 9 de junio de 1948, de acuerdo a lo establecido por la Ley Nº 13197 (Boletín Militar Público Nº 1347) se le otorgó el tí­tulo de Fundador de la Aviación Militar. Falleció en Temperley el 28 de julio de 1955.
El 21 de enero de 1970, fue declarado por Ley Precursor y Benemérito de la Aeronáutica Argentina (Boletín Aeronáutico Público Nº 2100). En el año 1986 se le acordó su nombre a una de las calles que posee la Agrupación de Aviación de Ejército en Campo de Mayo. Su breve pero destacada actuación, precursora en la Aviación de Ejército constituye en un digno ejemplo para sus integrantes. En la Provincia de Buenos Aires hay una escuela que lleva su nombre.
Fuente: Eloy Martín.
Familiares del aviador Goubat descubren un cuadro en su honor frente a las autoridades
Un material valiosísimo sobre la aviación en esta época
Con sonido cortado pero imágenes muy valiosas, youtube refleja este noticiero de la época que nos muestra a los aviadores en plena acción! Y si no vimos mal, Raúl Eugenio Goubat anda por allí. Como dice el documental, la aviación "o es una cosa de locos o es una pasión de héroes"! Seguro podríamos afirmar que lo segundo!
https://www.youtube.com/watch?v=TCHgRefUkI8

Un agradecimiento muy especial al señor Eduardo Amores, por su atención e información precisa,  a Miguel Angel Quarella, quien colaboró con la edición del material fotográfico, y otro para mi hija Alejandra Maitén Rancaño, quien colabora con el material gráfico. Y uno más, también muy especial, para el señor Italo Nonna y para el Lic. Juan Carlos Benavente, por su información y apoyo constantes. La información brindada por el fotógrafo quilmeño y gran amigo, Italo Nonna, fue fundamental para el desarrollo y las correcciones necesarias a esta nota, para que respete la veracidad de los hechos sucedidos. Le agradecemos especialmente.

Foto del Bréguet de 1913
El Bréguet "1913" fotografiado en El Palomar durante su período de puesta a punto (foto Archivo General de la Nación, circa septiembre de 1913).
Cortesía Eloy Martín, Argentina. Revista Digital Aeromilitaria.
Fotos: Caras y Caretas, Año XVI, Número 765, de 1913.
Fuente: Horacio Goubat, bisnieto del Piloto, cortesía foto de su muro de Facebook.
Las características técnicas y fotos de los aviones que participaron de esta gesta pueden consultarse en la nota publicada por el Comandante (R) Briend en la Revista "Rumbos Aeroáuticos" de diciembre de 2012.
http://www.eam.iua.edu.ar/rumbos/Revista-27/RevistaRumbos27-HistAeronautica.htm
Nota del Diario La Nación del día 10 de mayo de 1913, fuente Biblioteca de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Perú (continuación de la calle Florida) 160  , Buenos Aires, República Argentina.
Consultar libros y publicaciones, como también sus datos, en este enlace:
http://www.legislatura.gov.ar/biblioteca.php

¡Compártelo!

9 comentarios:

  1. ¡Ay, mirá! Me dieron crédito. Muchas gracias.
    Besos mami, te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, hija, y gracias por tu ayuda y apoyo tan importantes para mí!

    ResponderEliminar
  3. Aclaración del señor Eduardo Amores!

    Lindo trabajo de investigación, la felicito. Una sola aclaración; si bien Fels estaba designado para volar ese día en su Bleriot particular, finalmente no lo pudo hacer por encontrarse enfermo; por lo tanto, participaron del desfile aéreo solo cuatro aparatos: el Bleriot de Alberto Mascías, acompañado por el Tte.1º Brihuega, el Bleriot de R. Goubat, el Rumpler Taube del teniente Alfredo Agneta y el Morane Saulnier de Jorge Newbery
    Saludos cordiales
    Eduardo Amores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, señor Amores! Hemos corregido la nota de acuerdo con su aclaración. Sucede que en la foto de Caras y Caretas aparece Fels en el Rumpler Taube, eso dio lugar a la confusión. Bienvenidas todas las aclaraciones para este importante tema, muchas gracias nuevamente!. Además, las crónicas de los Diarios La Nación y La Prensa, según aclaró también nuestro amigo Italo Nonna, consideran que fueron cuatro los aviones que participaron: Newbery, Mascías, Agnetta y Goubat. Aclarado entonces y gracias!

      Eliminar
  4. HORACIO GOUBATjunio 22, 2013

    Adriana ,quiero felicitarla por este hermoso trabajo de investigación ,recordando aquellos pioneros ,intrépidos aviadores, que desafiando los peligros decidieron extender sus alas sobre nuestro cielo ...
    Mi bisabuelo Raùl E Goubat tuvo dos hijos :Adalberto Horacio Goubat y Paulina Goubat ,que vivian en Bs As ..Mi abuelo Adalberto Horacio ,de profesión contador, decidió dejar Bs As y establecerse en san juan por cuestiones de progreso laboral .Mi Bisabuelo Raùl Goubat sufrió un accidente de aviación que lo obligò a dejar de volar, emprendiendo un nueva profesiòn ,la de agrimensor ..
    Cuenta mi Tìo Nèstor Goubat (hermano de mi padre Adalberto Goubat y mi Tìo Daniel Goubat ),que estando en san juan una tarde que recorría las calles céntricas, se encuentra con un hombre ,era Raùl E Goubat que vino a san juan a realizar un trabajo de agrimensura ..Con gran alegría pasò un dia con toda la familia ...” Esa vez fuè la ùltima que vi a mi abuelo Raùl vivo cuenta Nèstor”..Nunca olvido ese momento del encuentro con su mirada aguda y su postura firme ,su figura quedó grabada en mi retina...
    Cuàndo fallecieron mis abuelos quedaron las pertencias militares de Raùl ,siempre pensamos donarlas a algún museo... lamentablemente fueron víctimas de la decadencia actual siendo robadas y seguramente vendidas por “ Chirolas”.. Seguro su actual dueño no entiende su valor histórico ni sabe a quièn perteneció.....
    Maravillado estoy por esta vida ..que se complota consigo misma y nos regala un encuentro ,un encuentro con personas increíbles ,dignas de admiración y respeto ,una de esas personas es ud Adriana..
    Me imagino a mi bisabuelo surcando los cielos , sintiendo el aire en su rostro desafiando los lìmites ,enfrentando una puesta de sol ,tocando tierra ,descendiendo de su avión ,deslizando su pañuelo retirando sus antiparras ,sus ojos miran el atardecer y en un instante sonrrie,,,esa sonrisa ..es para ud Adriana..Gracias ¡¡ Horacio Goubat


    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, señor Horacio! Muy agradecida y emocionada! Yo también imaginé ese momento de verlo surcar el aire, desafiar el viento con su avión, con esa maravilla que para la época era algo impensado, y él, tan bien puesto, tan valiente, enfrentando todos los peligros. Dios lo bendiga, allí en el Cielo donde está, lejos, adonde él quería llegar. Y también a su familia y a todos. Esperamos que un día venga por aquí a visitarnos, será un gusto conocerlo junto con su esposa y poder visitar la Sala Histórica del Área Material Quilmes. Gracias, Adriana S. Narvaja.

    ResponderEliminar
  7. Hola! Quisiera saber más sobre la vida de Raúl Eugeneo Goubat. Donde puedo encontrar más material?
    T

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo ideal es que se comunique con su familia directa, tendría que comunicarse con Horacio Goubat por medio del facebook, tiene su página bajo ese nombre. Creo que es la persona más adecuada para brindarle material de primera mano. Desde ya, mil gracias por comunicarse con nuestro blog, y la esperamos siempre aquí para que comparta sus inquietudes! Gracias de corazón, Adriana Sylvia Narvaja.

      Eliminar